Sin categoría

Papá

1013671_10200879315777137_1579902947_n

Hoy sería el cumpleaños de mi papá.

Un día cualquiera, hace un par de años, vi en tumblr una foto que no era nuestra, pero que me recordaba a nosotros. Podríamos reconocernos en esas personas como éramos años atrás. Él sonreía a cámara sentado en una bicicleta, su hija, indiferente, pequeña y abrigada, estaba ubicada en la sillita de paseo. Apenas ver esa foto me recordó a mi infancia, a todas las veces que papá me llevó en bici al colegio, lo divertido que era para mí, su risa, sus bromas, su presencia. Y lamenté no tener una foto así con él, pero me prometí contar algún día nuestra historia.

Nunca creí que él no estaría para leerla. Lo terrible de la ausencia es que es todo el tiempo. Ahí, la ausencia. Extraño a papá cada vez que tomo un mate, cada vez que me pierdo o no sé como ir a algún lugar. Lo extraño cuando tengo una duda ortográfica, cuando alguien habla de autos, cuando tomo un mate, como una pizza o un pan, cuando abrazo a Dalila o veo los ojos llorosos de mamá. Cuando veo o escucho una criolla.

Podés imaginarte aquello que sería lo peor que podría pasarte en la vida, pero te lo imaginas por un rato. Cuando te pasa, te pasa todo el tiempo, ahí, la ausencia, doliendo.

Cada pequeño logro es agridulce y cada alegría está manchada. La dicha pura es atributo de la infancia, luego la vida te va apagando. Siempre me va a faltar papá, no importa cuanto tiempo pase, no importa que tan grandioso sea lo que yo llegue a hacer, ya no puedo compartirlo con él. No está ahí para verlo, no está para abrazarme cuando estoy, como ahora, en el barro.

Tengo millones de cosas para contar sobre mi maravilloso papi, mi amado papá, pero ahora todas duelen.

Papá era guitarrista, toda pieza de guitarra clásica o flamenca me suena a él. El preludio Nª1 de Villalobos es de todas mi favorita. La escuché cada vez de sus dedos o de sus discos. La elijo para hablar de él hoy.

Te extraño, papá.

Estándar

One thought on “Papá

  1. Don Pipon dice:

    Él está ahí, en cada logro, en cada alegria, y en cada tropiezo. En tu corazón, como lo estuvo siempre. Cuando quieras verlo, cerra los ojos. En el silencio te habla y te escucha, y nos enseña; que lo terrenal es efímero, que el amor es eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s